miércoles, enero 31, 2007

Agnes

Agnes necesitaba un tiempo con si misma. Hacía mucho ya que no tenía un día para hacer lo que ella quisiese. Entre el trabajo, el matrimonio y las horas de sueño, se habían dividido todos y cada uno de sus ratos en los últimos meses. Su esposo Hermann era una persona tan dulce como monótona. Alejarse del protocolo lo atemorizaba. Agnes sentía siempre que, con la llegada de Hermann, su espíritu de aventura se había desvanecido. Esto no terminaba de contrariarla por completo: después de todo ya poca maña se daba con los hombres, los años habían marcado su paso por su cuerpo y, aún así, lo tenía a Hermann a su lado. Nada iba a faltarle en el futuro; Hermann se encargaría siempre de que vivieran en el ambiente más controlado posible. Pero Hermann no podía controlar su mente, y Agnes siempre tendría este escape. Muchas veces, estando con su esposo en la cama, Agnes dejaba de escucharlo para irse con su mente a otros lugares. Una noche sería reina, otra viajera, otra aprendiz de mago. Pero no podría nunca abandonarlo en la vida real, temía mucho por la salud mental de Hermann. Cómo explicarle que, aún amándolo como el primer día, aún siendo él lo más importante de su vida, estar con él le aburría y necesitaba de otras cosas para sentirse viva? No podría. Jamás podría decirle eso sin devastar sus sentimientos. Agnes lo amaba, profundamente, eternamente, y era por ese amor que no podía dejar que Hermann sufriese por ella. Estaba decidido, pasaría el resto de sus días con Hermann, y el resto de sus noches con si misma, dentro de su mente, dentro de sus sueños... fuera de su vida.

6 comentarios:

Pandora dijo...

que curioso!! Agnes es el origen de mi nombre, o eso lei en internet buscandolo un día.
Soy Ines la chica a la que firmaste el blog, gracias por tus comment, realmente valoro que la gente lea lo que escribo y opine, porque sino no tiene gracia escribir sin q nadie lo lea.
Bueno, nos encontaremos en algunos comments proximamente y prometo leer el tuyo con mas detalle, es que recien llego de vacasiones y estoy mareada todavia, ja!
saludos

el condimentador dijo...

Agnes es un hermoso nombre que saqué de la protagonista de un libro de Milan Kundera que se llama La Inmortalidad. Es verdad que es muy parecido a Inés, no lo había pensado. No se de donde te veo cara conocida, y a un par de tus amigas (o al menos algunas de las que estaban en la foto de la graduación) también.
Un beso y gracias por pasar por acá

Pandora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pandora dijo...

lei con mas detenimiento tu blog. y me gusta mucho como escribis...y no es demagogia je! salvo por algo....un detalle tonto...los nombres de los personajes no son Dave, Agne....los nombre de nuestro idioma son hermosos!! usalos!

el condimentador dijo...

El problema con los nombres de nuestro idioma es que generalmente conozco personas con esos nombres, y no me gustaría que alguien pueda tomar un simple cuento ficticio como un mensaje hacia su persona. De todas formas, puede que tengas razón y que pueda empezar a usar nombres como Tahiú, Nahuel, Ayelén, Maitén o Lautaro. O cuanto mejor Tupac...

ticiana dijo...

nacho,
acá estoy leyendote...
ay ignacio...!!!
creo saber de donde pudiste sacar condimentos para Agnes.

un beso,

tiz.